viernes, 29 de abril de 2011

RABIA (1977)

Rose sufre un accidente de moto que obliga a su hospitalización en una revolucionaria clínica cercana. Allí intentarán salvarle la vida mediante procesos experimentales, ocasionándole algún que otro inconveniente como un apéndice fálico bajo la axila con necesidades sanguinarias. Cada cuerpo que la malograda Rose (Marilyn Chambers saltando esta vez del cine para adultos al cine de autor) penetra con dicho falo se transforma en un humano enrabiado medio zombie con la misma necesidad de sangre, extendiendo a toda la humanidad y creando una verdadera plaga de seres contagiados.
La historia pretende ser rara, bizarra y transgresora, pero adolece de muchos puntos negativos ante tanta proeza argumental. Para empezar, el personaje principal es un acierto, con una Marilyn Chambers que está correcta (incluso notable) pero completamente desaprovechada, ya que algunas escenas podrían haber sido más explícitas y no tan diplomáticas.
El desenlace promete más de lo que ofrece y la sensación que tengo es de que no han desarrollado en su máxima expresión dicha producción, tal vez por desidia del autor o bien por razones de contrato, en cualquier caso, una lástima.
La sensual y sexy Marilyn
David Cronenberg demuestra intenciones, aunque tropieza con algunos golpes de guión que anestesian al espectador creando una sensación de pedantería, tal vez equivocada, hacia él. El compañero sentimental de Rose es detestable, y baja sorprendentemente el listón con su mera aparición (y son muchas, tal vez demasiadas) colaborando en transformar a esta obra en un popurrí de bizarradas sin un planteamiento estable.
Esa misma sucesión de imágenes no te quedan grabadas en la retina, y la intriga de ver como desarrollaran tan extraño guión se nubla ya en la mitad del metraje.
Allá por el 1977 la polémica seguro que estaba servida, resultando un planteamiento arriesgado y valiente, pero a nuestros ojos, no es más que un arrogante y pretencioso alarde de egocentrismo, restándole mitomanía a la figura de Cronenberg.
La edición en DVD viene acompañada de Shivers (también de Cronenberg) en un pack conjunto, a cada cual menos cuidada. Otra prueba más que sobre las ventas en soporte digital (Dvd o Blu-Ray) el único problema no es la piratería, sino la falta de cariño por crear ediciones dignas, y no cualquier birria.
Destacar que la portada más común, la que se muestra a la izquierda, se basa en un momento anecdótico e insignificante del filme, siendo extrañamente peculiar su uso para el poster central.

 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...