martes, 12 de abril de 2011

LA POSESIÓN (1981)

Andrzej Zulawski propone una de las más inclasificables y perturbadoras cintas de terror de la historia del cine europeo, que he tenido la suerte de poder ver, ya que su distribución ha sido con cuentagotas.
Marc regresa a Berlín para intentar reconciliarse con su esposa y asi poder estar cerca de su hijo en común, pero Anna acaba de abandonar a su amante por un ser aparentemente monstruoso que al parecer la tiene enloquecida de pasión.
La sinopsis se reduce a dos simples lineas, pero la tremenda complejidad del trasfondo me aturdió y me dejó anestesiado por completo tras el visionado, y eso es alentador porque no se consigue fácilmente.
La pelicula es muy atrevida, hipnótica y delirante, contiene histeria colectiva y personajes fuera de lo común, (sin contar al monstruo todavía) y nos regala escenas completamente desquiciantes.
Incapaz de dejar indiferente a nadie, el valiente que decida verla estará delante de una singular filmación terrorífica que desmontará por completo sus valores predeterminados y descolocará cualquier intento de análisis sensato acorde a un desenlace caótico y enloquecido.

Isabelle Adjani, metidísima en su rol
La pose de la grulla, momento delirante entre tantos otros
Marc (Un Sam Neill que nos honra con una gran interpretación) y su parteneir Anna (Isabelle Adjani completamente insuperable) son perfectos para tal hazaña insana y además, se les une un actor alemán (Heinz Bennent) que pone la guinda en dos de las mejores escenas del filme.
El comportamiento de la mujer de Marc va de mal en peor, haciéndonos ver que el bicharraco en cuestión la tiene sometida a un ejercicio sexual sin parangón al que está completamente atrapada (la escena que ella se lo hace con el monstruo es aterradora y asquerosa a partes iguales).
El bueno de Sam, demostrando su talento escondido
Contiene fragmentos destinados a hacer historia, como por ejemplo la posesión (sexual?) en el metro de Berlín (del todo inquietante), las sobreactuaciones incomprensibles del amante (ese arte marcial irreconocible con poses amaneradas tan extrañas)  o las continuas peleas a hostia limpia entre la pareja protagonista, autolesionándose y padeciendo de locura a grandes dosis.
 En fin, una elección indigesta, muy dificil y sin definición concreta, sólo para envalentonados con ganas de experimentar algo diferente, ni mejor ni peor, tan solo muy distinto.


6 comentarios:

  1. El director, raro donde los haya, supongo que quiso crear un ambiente en el que ese poder de posesión y comportamiento irracional, planara por toda la película estuviera el monstruo presente o no. Lo logra, eso está claro, nos desconcierta a la vez que te tiene en vilo esperando algo de razocinio que te aclare que está pasando. La escena de la primera posesión de ella en el metro y la posterior violación en cuclillas mientras sangra por la boca y emana fluidos diabólicos, es de lo mejor que recuerdo en mucho tiempo. Me uno a la petición de un club de fans de ese actor Heinz Bennent, que con sus dotes de artes marciales al estilo de la grulla o los tocamientos a los que somete al bueno de Sam nada más conocerse, son imborrables. Una experiencia diferente que te pone a prueba...

    ResponderEliminar
  2. Impecable la actuacion de la Adjani, lo bien que interpreta a la chiflada esposa.
    Es muy buena

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Amigo Exe, gracias por entrar en "nuestro blog". Lo cierto es que nosotros no facilitamos enlaces de descarga, pero no te será muy difícil si buscas en google ver "La posesión" online. Incluso estará por youtube.
      De todas maneras, te aconsejamos que la descargues en versión original subtitulada con buena calidad, y no cortada o borrosa, como algunos la cuelgan.
      Un saludo !!

      Eliminar
  4. hola gente: yo ví la película y aquí les dejo algunas de mis interpretaciones que hice sobre el significado oculto de la misma. Aquel "monstruo" que aparece en pantalla no es otra cosa que el apetito sexual de la protagonista el cual es visto por su marido como algo abominable, cual el monstruo. A este respecto cabe recordar que en los años que se hizo esta pelicula todavía se veía el deseo sexual de las mujeres con malos ojos; para que quede mas claro lo expresaré de esta manera: el deseo sexual femenino debía estar subordinado al deseo del hombre y solo para satisfacción de este último, y por lo tanto una mujer como la protagonista cuyo deseo sexual es constante no es visto sino como ese monstruo. Recordemos también que a lo largo de la historia siempre se ha condenado el deseo femenino como algo impuro y hasta por algunas religiones como algo demoníaco. Por eso se puede ver en una escena que el "monstruo" mantiene relaciones sexuales con Adjani. Para sumar mas ideas a esta reflexión también se puede decir que el título de la película guarda un doble significado: por una parte el antedicho, el de la posesión demoníaca, pero también porque no el de la posesión de la mujer como objeto, como una posesión perteneciente al hombre.
    En esta película al menos a mí me pareció ver mucha simbología que aludía a la sexualidad y a la opresión de la mujer, sin olvidarme que también existen ciertos momentos que tal vez sean más biográficos.
    Y en fin este es mi análisis.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...