martes, 17 de septiembre de 2013

DRAGON BALL Z : LA BATALLA DE LOS DIOSES (2013)

Como muchos ya sabéis, el pasado 30 de marzo se estrenaba en los cines de Japón la última película animada de Dragon Ball, "DBZ: Kami to Kami" (o lo que es lo mismo, "Dios y Dios"). Si bien era del todo previsible una buena respuesta en taquilla dadas las circunstancias (16 años sin nuevas aventuras eran demasiados para los millones de fans de la serie), el film acabaría desatando una verdadera oleada de locura, convirtiéndola en la película de animación más rentable de los últimos tiempos en el país nipón.
Una campaña de marketing tan agresiva como eficaz (desde yogures a trenes adornados completamente con su imagen) y un inteligente goteo de información sobre su argumento, fueron creando unas expectativas tan enormes que sin duda, terminaron dando sus frutos en términos de recaudación.
Además, la perseverancia de los de Toei Animation para involucrar de nuevo a su esquivo autor, Akira Toriyama, esta vez sí dio resultado.
Muchos dicen que el maestro mangaka vive un declive profesional desde hace años (sus últimos trabajos como dibujante no terminan de convencer a nadie) y que tampoco ayudó el estruendoso pero muy merecido batacazo de la exasperante "DragonBall Evolution", culpable de enfurecer a millones de fans de todo el mundo (a mí al que más) y convirtiéndose en la versión cinematográfica más irrespetuosa que uno recuerde (en comparación, la versión china y coreana son obras maestras).
Así pues, Toriyama se convirtió en productor y co-guionista del film, además de encargarse del diseño de los nuevos personajes (uno de sus mayores aciertos, sin duda) y de devolver ligeramente la confianza perdida hacía un proyecto de DragonBall.
De esta manera nacía "Kami to Kami", una película que finalmente he podido visionar en condiciones (confirmada para el Festival de Sitges 2013) y que confieso, me ha dejado sensaciones contradictorias.
No me considero un entusiasta de las películas u OVA's de la serie, ni tan siquiera de buena parte del Anime, que se tomaba demasiadas libertades que luego afectarían al lógico desarrollo del mismo, pero sí soy un defensor de su primer bloque animado (digamos....hasta Freezer) y sobre todo, del soberbio manga original.
Dicho esto, me parece un acierto situar el desarrollo de la acción de "Kami to Kami" unos años después del enfrentamiento con Majin Buu, obviando así "casi" por completo esa engorrosa y prescindible parte llamada GT y recuperando la línea argumental heredada por el manga. Y digo "casi" porque algunos recursos continúan siendo culpa suya, como el hecho de que  Pilaf, Mai y Shu sean ahora unos insoportables niños.
Esta nueva historia comienza presentándonos a Bills, Dios de la destrucción y a Wiss, Dios de la Creación, como encargados de establecer una especie de equilibrio cósmico en el Universo (algo así como la materia oscura y la energía oscura).

Bills escuchando los consejos de su fiel compañero Wiss
Hablando con el oráculo, un renacuajo que no parece muy sabio...
Bills, tras despertar de un larguísimo letargo, se percata de que Freezer fue derrotado por un saiyan, de nombre Kakarotto. Tamaño acontecimiento despierta el interés de ambos Dioses, que tras preguntar a su oráculo (genial diseño, por cierto) se deciden a ir en su busca, esperanzados de encontrar un rival a la altura de un Dios, ya que según cuentan ellos mismos, existió un Super Saiyan "God" mucho tiempo atrás....
Gokuh será derrotado poco después con un único golpe de Bills (guiño al manga incluido), pese a estar en pleno Super Saiyan 3 (otro acierto, olvidarse del ruborizante SS4).
Sin embargo, la pareja de Dioses, conscientes de la existencia de más saiyans en la Tierra, visitan al resto de los "Z-Soldiers" para cerciorarse de que no esté entre ellos (que como viene siendo costumbre en estos films, se encuentran todos juntos celebrando algo, en esta ocasión, el 38º aniversario de Bulma).
Al no encontrar lo que buscan, Bills decide destruir la Tierra y...bla bla bla, puesto que así restablecería el orden en el Universo (....), pero la "esperada" visita de Gokuh cambiará sus planes. ¿Sorprendidos?...yo tampoco.

Pilaf y compañía, planeando robar lo de siempre, las 7 bolas.
Vegeta sin absolutamente ninguna posibilidad
En mi opinión, la idea general de que dos nuevos Dioses controlen el equilibrio Universal de destrucción/creación me parece por lo menos ingeniosa, capaz de abrir un nuevo campo argumental y suficientemente interesante como para arrancar una nueva historia. Tanto Bills (de Beers) como Wiss (de Whiskey), además tienen un diseño divertido y original (el primero, concebido a raíz del gato del propio Tori, de raza Cornish Rex), y repleto de inspiradores adornos egipcios, muy al estilo "Stargate".
El lugar donde habitan, el oráculo que citaba antes y su propensión al humor absurdo les convierten en los "enemigos" más acertados que recuerdo, emanando aquél espíritu perdido propio del autor que todos añoramos.
Ahora viene lo malo. A partir de la excusa del combate, todo es tan previsible como de costumbre. Véase: Nuevo villano "con acompañante" quiere VOLVER a destruir la Tierra. Interrumpen una fiesta y/o celebración. Todos los personajes conocidos deben salir por fuerza en escena (incluidos el pesado del Great Saiyaman, la hostiable Videl, Oolong, Yamcha y cía....). Algunos ya conocían la existencia del nuevo visitante (Kaioh, Vegeta...). Y las críticas circunstancias requieren un empuje conjunto para que Son Gokuh aumente de nivel.

La siguiente y previsible "progresión de nivel" de Gokuh, el Super Saiyan God
Lo dicho, lo de siempre pero con otro nombre. Lástima, porque algunos momentos conseguidos tiene; como el secuestro a punta de pistola perpetrado por Pilaf, el cátering gastronómico de Wiss durante el film, la conversación con Shenron o esa sorpresa final del 6º saiyan que de arriesgada y absurda, acaba siendo refrescante y muy original.
Mi conclusión sobre esta "Batalla de los Dioses" es que acaba por ser una historia desaprovechada casi por completo, estructurada de manera idéntica a la docena de películas previas y condenada a convertirse en "una más", sin mayor entidad.
Ni el uso del siempre desesperante 3D (por momentos parece un videojuego, en el mal sentido), ni los nuevos recursos tecnológicos parecen favorecer al anime, que con ellos pierde esencia y alma, y se convierte en un anuncio televisivo actual de 90 minutos.

Un regalo para el fan más purista, el repaso por el manga original. Una verdadera joya.
Me dejaba para el final lo mejor del film: sus títulos de crédito. Deliciosos, respetuosos, dignos y excelentemente ideados, donde se repasa y homenajea al manga original bajo una nueva versión musical del mítico "Cha-La Head Cha-la", un dulce que sabe a poco, pero se agradece. Y mucho.


7 comentarios:

  1. Buen análisis. Por desgracia, leo lo que me esperaba y en lo que se ha convertido DB desde que terminara la saga de los saiyans... o sea una escalada incontrolable y sin sentido de poder con poco guión de por medio. Atrás y muy lejos quedan los mejores momentos de la serie y desde hace mucho, tenemos que sufrir la presencia de guerreros rubios cada vez más fuertes, transformación tras tranformación sin pizca de gracia, personajes sobreexplotados y una repetición de la fórmula ya gastada y cansina. Toriyama tiene un pasado esplendoroso con Dr. Slump y una parte importante de DB, pero todo lo realizado a posteriormente, en el mejor de los casos no pasa de discreto cuanto no malo. Por eso, su inclusión en el proyecto no me hacía albergar demasiadas esperanzas, más allá de su capacidad de diseñar algún que otro personaje simpático y algún acierto aislado.
    Por mí tendría que estar bien cerrado el tema, pero el bussiness ya sabemos como es, y todo con recaudar y vender muchos muñequitos (rubios, eso sí, seguro que tú esto último lo aprecias más que nadie... ^^)

    ResponderEliminar
  2. Lo malo es que el 90% de los fans de dragon ball quieren lo mismo de siempre, ese desarrollo que tu has criticado de : malo con acompañante que viene a destruir la tierra, escena con amigos y familiares e Goku sufriendo, batalla y happy end. Eso sí, siempre y cuando no sea tan horrible como dragon ball GT ya es un triunfo.

    ResponderEliminar
  3. Con la de Spin-offs o "What if.." que se podrían sacar (de hecho, el de Barduck fue el mejor de todos, por algo).
    Podrían ahondar en el pasado de Freezer con los saiyan (incluso en el reclutamiento de las Gyunyu Tokusentai), el primer Piccolo senior en época Mutaito, aprovechar la time machine mucho más.....no sé, material hay para décadas. Y lo único que saben hacer es copy-paste una y otra vez. Qué suplicio !!!

    ResponderEliminar
  4. Quizás fueron a lo seguro. Realmente si una peli de Rocky no tuviera intro, entrenamiento, y victoria triunfal, no me gustaría... O sí, pero como casi siempre escuchamos la misma música, no cambiamos de plato favorito... incorporar cambios en lo semi-sublime cuesta, y si hay dinero de por medio, pues no se puede hacer nada.

    ResponderEliminar
  5. Un interesante análisis. Algo que noté es que la nostalgia ha nublado nuestro juicio al analizar la cinta.

    Personalmente a mí la película me pareció una falta de respeto a los fans de DBZ.
    Creo que desaprovechó muy buenas ideas, las peleas son lejanas, poco emocionantes y la trama en sí es demasiado infantil.
    La animación es pasable, pero esperaba algo mucho más increíble. Sinceramente me decepcionó muchísimo.

    Te invito a mi propio análisis de "Dragon Ball Z: la Batalla de los Dios" en mi página: http://on.fb.me/1c1kIr8

    También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas

    https://www.facebook.com/sivoriluciano

    ¡Saludos!

    PD: los créditos finales son el único plus de la película!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Luciano, ya me he leído tu análisis. Creo, bajo mi punto de vista, que tus reflexiones "destroyer" hacia el film son justamente eso, fruto de tu nostalgia. No me ha quedado muy claro si lo que tú querías era un adversario más serio, más luchas y demás tópicos, porque entonces tampoco hubiésemos ganado demasiado, si te soy franco.
      Yo creo que mi reseña tiene un tono de fan sí, porque lo soy, pero trato de ser lo más objetivo posible, pues tampoco me parece tan desastre como a ti.
      Aún no he visto que seas seguidor nuestro, así que, vayamos por orden...

      Eliminar
  6. Personalemente creo que a nivel comercial va a funcionar muy bien, la Toei va a ingresar mucho dinero, se va a vender mucho merchandising como no podía ser de otra manera, pero hablando solo de lo que da de sí, creo que es un rollazo pasados los primeros 25 minutos. Siendo a partir de ese momento un "ya visto mil veces", un refrito de clichés del anime original un tanto cansinos ya, que supongo que hará las delicias del fan más incondicional que solo busca revivir viejos recuerdos. Se vuelve a abusar de la historia básica en la que está atrapada Dragon Ball con la escalada descontrolada de energías ya casi infinitas: "aparece nuevo enemigo ultrapoderoso que derrota a todos--amenaza con destruir la Tierra--Goku se transforma en lo que sea y lo pela. Y punto. Salvando algunos minutos minimamente graciosos al inicio y un par de guiños que nos transportan a lo mejor de la serie (la aparición de Pilaf, por ejemplo o Wiss saboreando manjares a sabiendas de que en cosa de minutos va a desaparecer el planeta), entremedio tenemos que soportar momentos bochornosos como Vegeta presentando un bingo, una charla tontísima con Shenron, una animación de 3D para los decorados o en las peleas dignas de feria de pueblo y un desenlace aburrido y que al final resulta el de siempre.
    Ya tocaría hacer un reboot o sacarse algún spin off de los viejos tiempos, por ejemplo situados temporalmente en los años entre torneos y que siempre quedaron vacíos de historias en el manga original.... ya está bien de saiyans, super saiyans o super saiyan god, porque tenga el pelo rubio o rojo es lo mismo. Un poco de originalidad, por favor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...